Estimad@s amig@s:

Antes de nada, desearos una feliz travesía en este año, una travesía tranquila y colmada de esos pequeños placeres que no siempre valoramos, esos cafés con los amigos, esas comidas familiares o nuestro deporte escolar.

La tormenta no nos lo va a poner fácil en ninguna de las provincias españolas, ni a nivel nacional, pero hay que tener esperanza porque vemos que ya hay competiciones de nuestro entorno que zarpan y otras que por suerte lo van a hacer en breve, pero en cualquier caso habrá que hacerlo con respeto, no con miedo, sino con el respeto con el que un marino se enfrenta a la mar, sabiendo que es su vida, pero que, si no es cauto, también puede ser su fin.

Para poder navegar en medio de esa dualidad sin zozobrar, desde EMDE estamos trabajando día a día, directivos, patrocinadores, empleados y esos magníficos delegados técnicos nacionales que cada año nos hacen más sencillos a todos nuestros Juegos Nacionales. ¡No estamos varados!

Todos tenemos un objetivo común, el de empezar a competir en nuestras ligas locales, las escalas intermedias, para enfilar como puerto final nuestro ansiado campeonato nacional en aquella bella costa en la que tanto hemos disfrutado y la que tanto añoramos.

Pero para alcanzar esa dársena que se atisba en un horizonte lejano es necesario preparar nuestro barco y así lo estamos haciendo. Queremos un buque seguro y hemos diseñado un torneo distinto en duración y en forma, pero que proteja a todos los que en él se enrolen.

Habrá un campeonato de cinco días por categoría, si Dios lo quiere, para que los camarotes de nuestros pequeños marineros y los de sus capitanes se puedan higienizar como la situación actual exige y para que no confluyan en el mar del hall del hotel las “tripulaciones” que salen de una categoría y los que entran de otra; una flota de autocares purificada, aumentada en número de efectivos y reducido su pasaje para convertirse en un espacio seguro; una discoteca y una piscina cerradas a fin de que los chic@s no se conviertan en cautivos dentro de un espacio limitado; y una reducción del número de camas por cabina para que, de verdad, nuestro navío, nuestro torneo, sea un auténtico fortín protector que solo nos traiga una práctica deportiva segura, la que añoramos desde que la perdimos al embarcarnos en la pandemia y ser zarandeados por este maldito virus.

En definitiva, que tenemos un destino, llevamos un rumbo, seguimos una carta de navegación y esperamos arribar pronto, con vuestra ayuda, colaboración e implicación, a esa tierra de promisión, los Juegos Nacionales Escolares EMDE 2021, donde el deporte se convierte en un ecosistema educativo protegido para nuestr@s deportistas/alumn@s.

Recibir un afectuoso saludo en nombre de toda la Junta Directiva de EMDE

Marketing Digital. Este proyecto ha sido desarrollado por Grupo Enfoca: Diseño web Alicante

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies